Un juego a tres bandas: la construcción de la trata atlántica del siglo XVI entre la Monarquía Hispánica, los criollos americanos y el capital europeo

Manuel F. Fernández Chaves (Universidad de Sevilla)

18 janvier 2019

Tradicionalmente se ha visto la trata negrera atlántica como un flujo unidireccional en el que los esclavos africanos han sido objeto de cuantificación cada vez más precisa, avanzándose mucho en los últimos años en nuestro conocimiento de la llegada de los esclavos a las Indias de Castilla. Se ha prestado menos atención a otros dos flujos que estaban en íntima relación con la trata negrera, a saber: el primero, formado por los capitales y mercancías que hacían posible el comercio con África, y el segundo el integrado por los retornos de la venta de los esclavos y otras mercancías anejas en América.

Los capitales invertidos en la trata no sólo eran castellanos o portugueses, sino también podían ser italianos o de otras procedencias, como en el caso de las mercancías que se utilizaban en el negocio, siendo el beneficio muchas veces obtenido en América y no en África. Asimismo, los participantes en la trata tenían un variado origen, tanto peninsular (castellano o portugués) como americano, radicando también en ocasiones los directores de la trata en el Nuevo Mundo y no en Europa. Por ello se impone una revisión del entramado económico que sostenía la trata negrera y del grado de implicación y responsabilidad de los mismos, que permita conocer mejor un negocio inhumano que fucionaba de forma coral y en el que además de los esclavos se traficaba con todo tipo de mercancías y productos que formaban parte integral de dicho negocio.


Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.